Pilar

Pilara moraguez

En el año 1999 me gradúo de la Licenciatura en Música especialidad Canto por la Universidad de las Artes en Cuba Instituto Superior de Arte de La Habana con Diploma de Oro. Allí era solista del Centro Nacional de la Música de Conciertos, todo un honor y privilegio para mí. Hacía muchos conciertos con mi maestro Hugo Marcos (barítono) y mi hermano Arabel (pianista) formando el grupo “Concertalia”, un proyecto maravilloso que nos hizo cantar en las principales salas de concierto de toda Cuba con repertorio de todo tipo, desde nuestra música cubana hasta lo más elitista del repertorio vocal europeo, ópera, zarzuela, etc.
Dentro de nuestra gran familia musical destacan tres nombres que influyeron mucho en mi formación. Mi querida tía Pilar Moráguez, famosa cantante y compositora que en los años 60 fué todo un icono de la música popular en Cuba, mi prima Viviana Avalo de un talento musical impresionante cantante, compositora, guitarrista, arreglista, paseó medio mundo haciendo bailar a todos (ella sacaba su guitarra en casa y ya se formaba la fiesta donde todos cantábamos) y mi hermano Arabel Moráguez, extraordinario pianista concertista, mi maestro más exigente, mi guía, y del cual he aprendido tanto… desde pequeños jugábamos a cantar canciones rusas de Rachmaninov en el piano de casa, él tocaba y yo cantaba y me descubría un universo maravilloso jamás conocido por mí. Oía con él desde los grandes éxitos del heavy metal hasta como no, Schumann, Chopin, Mozart, Liszt, Villalobos, Fauré, Stravinsky, Puccini… en un momento de nuestras vidas de recién graduados llegamos a dar clases juntos de Acompañamiento y música de cámara a alumnos de la cátedra de Piano del Conservatorio Alejandro García Caturla de La Habana, experiencia única para mí.
En mis años de estudios universitarios viví un momento maravilloso en Cuba, pedagógicamente hablando donde tuve la suerte de tener maestros que me formaron y con los cuales aprendí mucho. De todos guardo un gran recuerdo ya que Cuba es un país de músicos sin igual pero destaco con cariño a aquellos que dejaron una gran huella en mí como músico, cantante, interprete y pedagoga. En primer lugar a mi primera maestra y guía Conchita Casals en Holguín, a la cual debo muchísimo, a el grandísimo barítono Hugo Marcos, maestro y colega con el cual terminé cantando muchísimo por varios escenarios, a nuestro querido Armando Suárez del Villar maestro de maestros, director de escena y teatro…
Ya en España continúo mi carrera como solista por Europa, centrándome más en ópera y en la música de concierto.
En 2010 paso a formar parte del Coro del Teatro Real de Madrid. En mi carrera como solista y como corista he disfrutado y aprendido inmensamente de la batuta de directores como Riccardo Muti, Miquel Ortega, Brams Sniekers, Enrique García Asencio, Simon Rattle, Teodor Currentzis, Marc Piolet, Victor Pablo Pérez, Pablo Heras Casado, Renato Palumbo, Ivor Bolton, Alejo Pérez, etc. Fue maravilloso trabajar en uno de los teatros de ópera más importantes del mundo cantando codo a codo con grandes como Plácido Domingo, Juan Diego Flórez, Edita Gruberova, Joice di Donato, Lisette Oroposa, Javier Carena, etc…

Todo esto me dio un bagaje inmenso y rico que me llevaba desde la música popular hasta la más clásica.

Mi pasión, es mi trabajo, y disfruto de él a cada momento.

Pilar