Néstor García

Con Pilar no sólo estoy aprendiendo a cantar, estoy aprendiendo a interpretar. Junto con la técnica, estoy adquiriendo habilidades para expresar, transmitir, comunicar… con la voz. Y enseñar eso no es nada fácil (aunque con Pilar lo parece). Uno mismo nota los progresos semanales y, lo que es más objetivo, los demás también los notan. Las clases, además de instructivas, profesionales y muy útiles, son amenas. Y Pilar es capaz de adaptarse a las necesidades, objetivos, demandas y particularidades de cada alumno/a, así como a su estilo musical y vocal. En mi caso, no soy cantante lírico, más bien popular, con un estilo cantautor. Y las clases, las técnicas, las herramientas y «los trucos» se han adaptado perfectamente a mis intereses. A pesar de que la profesora es especialista en canto lírico, maneja con total soltura cualquier género. En definitiva, hay un antes y un después, al menos en mi experiencia personal. Y el después no tiene nada que ver con el antes, incluso parecieran dos cantantes distintos.

Néstor García, alumno de Pilar Moráguez.